¿Qué son los filtros?

Los filtros son piezas de cristal que se sitúan enfrente de nuestro objetivo para generar efectos o modificar la luz que entra a través de éste. Generalmente tienen un uso técnico para facilitar los ajustes adecuados en cámara, pero también pueden tener una finalidad artística como, por ejemplo, los filtros de suavidad (Tiffen black pro mist) que suavizan las altas luces y las pieles, o los filtros con efectos de destellos en forma estrellada (Tiffen 6-Point Star Filter)

¿Qué tipos de filtros existen?

A la hora de usar los filtros nos encontraremos con varios formatos que nos permitirán usar el filtro de la forma que más nos convenga. Por ejemplo, para pequeñas producciones recomendamos el filtro circular, ya que necesita de menos accesorios para poder ser usado y reduce significativamente el coste.

Estos son los formatos que encontramos:

  • Filtros circulares: Los tamaños varían dependiendo del diámetro de tu objetivo. Lo más sensato es comprar un filtro de un tamaño mayor, ya que de esta forma podremos adaptarlo con anillos reductores a todas nuestras lentes, ya que casi nunca tienen el mismo tamaño de diámetro.
  • Filtros cuadrados 4×4 o 4×5.6: Estos son los más populares en los sectores más profesionales de la industria, y van montados en matte boxes para facilitar su uso. Los 4×4 inicialmente se pensaron para uso fotográfico y son más comunes en producciones indie, ya que son más económicos que los 4×5.6.

¿Es necesario poner un filtro UV neutro a mi objetivo nuevo?

¡NO! Partiendo de la idea de que a más cantidad de cristales haya enfrente de nuestro objetivo menor definición y menor cantidad de luz entrará en nuestra cámara, te recomendamos no llevar filtros si no son imprescindibles.

Por supuesto, existe el caso de la gente que los lleva porque “protegen” el objetivo. Sin embargo, en caso de caída, si se rompe el filtro habrá más posibilidades de que la lente sufra arañazos o incluso que la rosca se quede encallada, imposibilitando usar nuevos filtros en un futuro a no ser que consigamos sacarla. 

Por regla general, los objetivos traen de fábrica un coating que protege el objetivo de los elementos externos, a parte de reducir los reflejos y otorgar una calidad de imagen característica. Esto se ve prácticamente anulado al añadir filtros de baja calidad, ya que no tienen un tratamiento tan cuidado como los cristales de los objetivos.

¿Por qué es importante usar filtros ND?

Los filtros de ND o de densidad neutra nos ayudan a controlar la cantidad de luz que incide en el sensor y vienen dados en diferentes grados de densidad, de esta forma en situaciones con mucha luminosidad podemos mantener el obturador a 180º o 1/50, y podemos mantener un desenfoque de movimiento más natural. Los filtros ND también nos facilitan reducir la profundidad de campo, creando un efecto muy cinematográfico al desenfocar los fondos incluso estando a pleno sol.

Para hacernos una idea podríamos decir que los filtros ND son como unas gafas de sol para nuestra cámara.

¿Que es un filtro ND variable?

Un filtro ND variable hace exactamente la misma función que un filtro ND normal, con la diferencia que cuenta con una parte fija y otra que rota, lo que permite tener en un mismo filtro varias densidades que se pueden cambiar con tan solo un giro de muñeca.

Esto nos aporta una gran flexibilidad cuando trabajamos, ya que no tenemos que perder el tiempo cambiando filtros, y nos permite ajustar de forma más precisa la cantidad de luz que entra a nuestra cámara.

Lo más común es pensar que los filtros ND fijos no son tan interesantes como los variables, ya que son más incómodos y es necesario llevar varios distintos. Sin embargo, los filtros fijos presentan una gran funcionalidad para trabajos más exigentes en cuanto a calidad de imagen, debido a la naturaleza de los filtros variables, que presentan varios cristales que, como ya hemos explicado, pueden disminuir la definición de nuestra cámara. Además, en estos filtros suele ser común el viñeteo y las aberraciones cromáticas cuando nos acercamos a su densidad máxima, e incluso puede provocarnos tinciones en el color (normalmente, acercándolo hacia el verde o el magenta).

¿Qué diferencia hay entre un filtro ND variable y un polarizador?

El filtro polarizador, al igual que el variable, cuenta con una pieza que rota, pero su función es muy distinta. Estos filtros polarizadores nos ayudan a bloquear parte de la luz que llega a nuestro objetivo, sin modificar la exposición. La función de un polarizador es eliminar reflejos y reforzar el color del cielo y los verdes, aunque no siempre funciona con todos los reflejos, ni reacciona igual a las distintas fuentes de luz.

Intentar explicar con palabras como funciona es bastante complejo, por este motivo os dejamos un vídeo del youtuber Potato Jet para que veáis sus efectos en diferentes superficies. Si el inglés no es tu fuerte te recomiendo usar la función de subtítulos 😉

¿Qué filtro es mejor?

Como es costumbre en este magnífico mundo del audiovisual la calidad también va de la mano con el precio, y encontrar algo bueno, bonito y barato es casi imposible. 

Así que si quieres un buen filtro que sea de calidad, hay que rascarse el bolsillo. Los mejores filtros, sin duda, son los Tiffen y los Schneider, aunque nosotros te proponemos una marca que hace filtros ND variables muy asequibles: se trata de los filtros GOBE, con una calidad decente para la mayoría de trabajos. Aún así, cabe destacar que la mayor desventaja de estos filtros es la tinción verde que se aprecia en contraluz, pero por suerte es algo que se puede disimular en postproducción. Además, como añadido, habrás ayudado al planeta, ya que esta marca presume de plantar 5 árboles por cada producto vendido. Una buena compra para el planeta, y para tu cámara.